Un jardín económico

Un jardín económico

Hay jardines, y jardines, de eso estamos seguros, y no es lo mismo decir que tienes un jardín den la parte trasera de tu vivienda y ver un espacio árido lleno de tierra que decir que tienes un jardín y encontrar verdaderamente un espacio verde, con rincones especiales ideales para descansar, leer un libro o cenar a la luz de las estrellas en una calurosa noche de verano. Pero ¿es verdad que sólo aquellos que tienen una buena cartera pueden permitirse un jardín así? Puede que no.

Antes de nada hemos de decir que no vamos a ser ilusos. La mayor parte de la población no tiene ni un pequeño balcón, así que mucho menos va a tener un espacio que pueda ser llamado jardín. Eso ya de por sí implica que la mayoría de las personas que cuentan con uno pertenecen a una clase social media-alta como mínimo, yo más bien diría clase social alta, pero a veces hay excepciones. Y es que la típica casa de campo de los abuelos, o nuestra propia, puede convertirse en toda una vivienda de ensueño con poco dinero. Y cuando digo poco me refiero a comparándolo con las grandes reformas de miles de euros, no a hacerlo todo con trescientos euros, por supuesto.

Dicho esto, y centrándonos sobre todo en la parte exterior de la vivienda que es lo que nos atañe hoy, vamos a ver cómo podemos transformar un espacio árido, un trozo de tierra de campo, en un bonito jardín sin dejarnos demasiado dinero en el intento. Eso sí, arremangaos las manos por que la mayor parte del trabajo tendréis que hacerla vosotros mismos.

Para los profesionales

Vamos a hacer todo, o casi todo, en modo DIY, es decir, en modo “hazlo tú mismo”, pero lógicamente hay ciertas cosas que es mejor encargar a profesionales. Me refiero, sobre todo, a la instalación de una buena pérgola.

Cuando hablamos de algo pequeño, tal vez podamos construirlo nosotros mismos, pero cuando hablamos del tipo de pérgola que yo tengo en mente es mejor optar por llamar a un profesional ya que en días de viento, si no está todo bien instalado, corremos el peligro de desprendimiento o rotura, lo que podría llegar a ser grave si hay personas justo debajo en ese momento.

Alfa Interiorismo, empresa especializada que ofrece servicios en la zona de Benidorm, Altea, Calpe y La Nucía, nos ha asegurado que este tipo de construcción e instalación no tiene por qué salir muy cara. Aunque todo depende del tipo de materiales que utilicemos, por supuesto. No obstante, nos han asegurado que es algo asequible.

Para nuestras manitas

Lo primero es pensar en el mobiliario. Si quieres ahorrarte un buen dinero nuestro consejo es que sigas las instrucciones que otras veces hemos colgado en este blog sobre cómo crear muebles de jardín con palets. Podéis conseguir los palets en fábricas y polígonos. A veces los venden, a precios económicos, pero otras veces directamente los regalan a quienes estén interesados en quitárselos de en medio.

Una vez tenemos pérgola y mobiliario tenemos que hacernos con una buena iluminación o, de lo contrario, de poco nos servirá ese espacio cuando se esconda el sol. Debemos tener en cuenta que todo lo que instalemos en el exterior de la vivienda debe cumplir una normativa específica, pues los cambios climatológicos (aire, lluvia, etc.) pueden provocar una desgracia si no se tiene en cuenta dicha normativa.

Por eso, si no sabemos qué debemos comprar, lo mejor es buscar asesoramiento en grandes superficies como Leroy Merlin o Bricodepot, pues ahí podemos encontrar buenos precios y grandes consejos. Y ahora, un consejito de cosecha propia, no compréis nada metálico, se oxidará casi con total seguridad y las lámparas de acero inoxidable suelen ser muy caras. Lo mejor es que optéis por farolillos de madera alrededor y una buena luz fecal en el dentro de la pérgola para poder usarla en las cenas.

Alrededores

Todo depende de si tenemos piscina o no. Incluso de si vamos a instalar una (os recuerdo que hay algunas de madera que no requieren obra que son estupendas, incluso de plástico). Lo primero es saber que si ponemos césped haremos un gran gasto mensual, tanto en agua como en productos para su mantenimiento (por no hablar del tiempo que deberemos invertir) por lo que lo mejor, al menos en mi opinión, es optar por el césped artificial y, además, por el más económico que encontremos. A partir de ahí, todo lo que elijamos poner de más, serán extras que deberán adaptarse al bolsillo de cada uno.