Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El jardín mejor con cerca

Yo le doy mucha importancia a tener una casa con jardín y con una pequeña extensión, tanto que incluso que cuando me puse a buscar acomodo para mi hijo en su etapa universitaria en Madrid acabé escogiendo la Institución del Divino Maestro, porque cuenta con muchos servicios y entre ellos se encuentra un espacio para hacer deportes con pistas y canchas. Pero ¿por qué le doy tanta importancia a este espacio propio? Pues bien, os lo cuento.

Una de las razones por las que conviene tener un jardín en casa es simplemente por tranquilidad. Y es que el hecho de que nuestra casa esté rodeada de jardín quiere decir que no compartimos pared de casa con ningún vecino, algo que por el tema de ruidos puede suponer un gran quebradero de cabeza para cualquiera, ya que tener suerte en este sentido es más difícil que conseguir que nos toque la lotería. Las comunidades siempre tienen problemas de convivencia, incluso entre personas civilizadas de diferentes pareceres simplemente, por lo que si vivimos en una casa unifamiliar independiente evitaremos muchos de estos roces.

El jardín supone también la posibilidad de poder tener una mascota dentro de la familia, algo que se complica si vivimos en comunidad (no todas reciben igual de bien los animales, en especial los perros por el ruido de sus ladridos y por la suciedad y el olor que suponen). Los perros son una gran fuente de salud en muchos sentidos, por lo que tener jardín nos ayuda a que estos animales nos acompañen y nos mejoren la vida. Quizás suena baladí, pero un perro, o los paseos a los que nos obliga, consiguen que nuestros niveles de colesterol sean los correctos, alejándonos de las enfermedades coronarias. Además, los niños pequeños con animales suelen salir mucho más sanotes, ya que el hecho de estar en contacto con animales les ayuda a ser más resistentes a las enfermedades, a diferencia de lo que ocurre con los pequeños que viven excesivamente protegidos, como en una burbuja de cristal.

El jardín supone también oxígeno y aire limpio para nuestros pulmones. No hay que ir muy lejos para ver que en las grandes ciudades estamos sufriendo por la polución. De hecho en Madrid hemos tenido unos días complicados en el último mes con restricciones al tráfico incluidas, lo que ha provocado una gran polémica. Estas son medidas extremas porque los daños son también muy severos en nuestra salud.

Mens sana in corpore sano

Una de las cosas buenas que tiene un jardín y que a priori puede resultar un problema o algo que nos dé pereza es el hecho de que tenemos que cuidarlo, cortar el césped, regar las plantar, podar los árboles y los setos, recoger las hojas o los pétalos caídos de las flores para tener en suelo limpio y hasta arrancar las malas hierbas o tratar las plagas. Pues bien, esto que supone un trabajo es también una estupenda forma de dedicarnos a una tarea que nos absorbe y nos ayuda a desconectar de nuestras rutinas o de nuestro entorno laboral, lo que a la larga supone una relajación de nuestra mente, de forma que nos sentimos bien con nosotros mismos, lejos del estrés de todos los días. Al final, tanto la ansiedad como este estrés que derivan de los problemas diarios son los que nos hacen enfermar o nos restan años de vida.

Comparte

Más comentados

Disfruta de tu jardín

La instalación en nuestra parcela de unos cenadores de madera, por ejemplo, puede ofrecer la solución más natural, estética y confortable para ganar

Compartir

Noticias relacionadas

Hilsenrath

Hilsenrath es una revista virtual dedicada a la arquitectura paisajista. Desde este espacio te proporcionaremos todas las ideas, trucos

Scroll al inicio