Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Comida en el jardín

Estoy acostumbrada a tener toda la comida dentro de casa, lo normal vamos, pero últimamente estoy viendo que un par de vecinas mías utilizan el jardín también para guardar alimentos, por raro que parezca, y me parece que me voy a sumar a la moda. Por lo que me han explicado, hay ciertos estudios que afirman que dejar ciertos alimentos a la intemperie es lo más saludable que podríamos hacer y por eso he optado por comprar unas estanterías de mimbre blanco, a juego con el mobiliario de jardín que ya tengo, para poder guardar ahí ciertos productos.

Yo soy una persona a la que siempre le ha gustado cuidarse y, sobre todo, comer bien. A mí eso de los alimentos procesados que vienen en bolsa no me gusta un pelo y por eso tengo mi propio huerto y compro en supermercados ecológicos. Cada dos o tres día tengo siempre al pobre repartidor de mensajería tocando al timbre de casa, y es que cuando no me llega un paquete de saludatenea.com me llega de ecolifefood.com, mis dos tiendas online favoritas del mundo mundial. ¿Habéis probado el paté de pistacho? Puede que suene raro pero está buenísimo y es muy saludable, os lo recomiendo.

El caso es que de lo que se trata es de dejar en el jardín ciertos alimentos que se han deshidratado previamente al sol, es como un secado solar de alimentos. Se puede hacer con los higos, las guindillas, los pimientos, las setas, la naranja, el limón y muchas otras cosas más. Pero claro, os estaréis preguntando cómo se hace ese deshidratado ¿verdad? Pues aquí viene lo más novedoso y natural de todo: cocinas solares, deshidratadores y hornos solares. Entre este tipo de electrodomésticos tenemos hasta una barbacoa solar y  ninguno de ellos funciona con electricidad, energía o fuego, todos cocinan con el sol.

Cocinar en una barbacoa solar es una alternativa saludable y ecológica, la cocción bajo esta técnica elimina el riesgo a contaminar los alimentos con humo, cenizas, alquitrán y otros tóxicos derivados de la combustión y el contacto directo con el fuego, además por el hecho de utilizar únicamente energía solar en su funcionamiento, no existe ninguna emisión contaminante hacia la atmósfera.

Me encanta, es que no puedo expresarlo de ningún otro modo porque me parece una pasada. A partir de ahora voy a comer más sano que nadie. Entre que los alimentos que compro son totalmente ecológicos, que tomo superalimentos y hierbas naturales, y que ahora hasta la cocción va a ser natural me parece que voy a ser la envidia del barrio.

¿Y vosotras? ¿Os animáis a poner un mueble para alimentos deshidratados en el jardín?

shutterstock_421616122reducida

Comparte

Más comentados

Disfruta de tu jardín

La instalación en nuestra parcela de unos cenadores de madera, por ejemplo, puede ofrecer la solución más natural, estética y confortable para ganar

Compartir

Noticias relacionadas

Hilsenrath

Hilsenrath es una revista virtual dedicada a la arquitectura paisajista. Desde este espacio te proporcionaremos todas las ideas, trucos

Scroll al inicio