Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La mesa idónea para tu jardín

Disponer de una casa con jardín es una auténtica maravilla. Cuando las condiciones meteorológicas no son extremas, este jardín es la parte de la vivienda en la que toda la familia desea estar. Y es que no hay nada mejor que estar en contacto con una pequeña parte de la naturaleza sin salir de casa. Más aún durante los atardeceres y noches de verano y durante algunos de los días templados del otoño o la primavera.

Y qué decir del placer que supone poder celebrar una comida o una cena en uno de esos jardines. Cuando recibimos la visita de amigos, de la familia, de nuestra pareja…una cena en el jardín nunca defrauda. Nos hace sentir como si estuviésemos mucho más lejos de todo lo demás, todo aquello que nos incomoda y que no nos permite estar tranquilos.

Cuando, junto con mi familia, cambié mi lugar de residencia a una casa con jardín, fueron estas las primeras cosas en las que pensé. Aquel espacio nos proporcionaría la paz que no habíamos sido capaces de encontrar en el piso donde vivíamos con anterioridad, más próximo al centro de la ciudad y por ende más ruidoso. Estábamos muy ilusionados y teníamos muchas ganas de empezar a disfrutar de nuestro jardín.

Sin embargo, yo pensaba que le faltaba algo. Cuando quisimos organizar la primera comida allí, nos dimos cuenta de qué era aquello. Resultó muy incómodo tener que sacar la mesa y las sillas de la cocina al jardín para organizar aquella comida. Y, peor aún, más incómodo resultó tener que meterlas en la casa de nuevo una vez hubimos terminado. Todos los vimos claro: había que comprar una mesa y sillas para aquellas situaciones.

Al día siguiente comenzó nuestra búsqueda. Queríamos una cosa elegante y que no nos supusiera un desembolso importante de dinero, y con estos parámetros apenas encontramos algo de nuestro interés en las tiendas de nuestra ciudad. Se me ocurrió ampliar la búsqueda utilizando Internet, y así descubrí www.circulomuebles.es, una tienda online de muebles en la que estaba convencido de que podría encontrar justo lo que estaba buscando.

Y, efectivamente, así sucedió. Encontramos un conjunto de mesa más seis sillas que nos parecía elegante pero a la vez sencillo, un toque que combinaba con lo que era nuestro jardín y nuestra casa en general. El precio, que era bastante menor de lo que nos habíamos encontrado en las demás tiendas, fue otro de los factores determinantes para que termináramos por comprar el conjunto.

Y a disfrutar de nuestras veladas

Tuvimos la mesa y las sillas en casa muy pronto. Nada más ver cómo quedaban en nuestro jardín supimos que no nos habíamos equivocado. Estábamos deseando estrenarlas, por lo que aquella misma noche decidimos cenar allí. Todo marchó perfectamente, la mesa y las sillas se amoldaban perfectamente a nuestras necesidades y lo mejor de todo fue cuando terminamos de cenar y no tuvimos que pasar la mesa de nuevo al interior de la casa con el esfuerzo que eso supone después de haber ingerido alimentos.

Durante las semanas siguientes fuimos invitando a amigos y familia para que vieran nuestra nueva casa. Como era verano y por las noches hacía una temperatura ideal, siempre terminábamos cenando algo en el jardín. Como anécdota destacaré que, sin decirles nada acerca de la mesa, todos nos comentaron la utilidad que tenía en el jardín y lo cómoda que resultaba para organizar eventos de ese tipo. En definitiva, quedaron encantados, algo que a nosotros como anfitriones nos agrada y que refrenda que la apuesta que hicimos resultó ser la adecuada.

 

Comparte

Más comentados

Disfruta de tu jardín

La instalación en nuestra parcela de unos cenadores de madera, por ejemplo, puede ofrecer la solución más natural, estética y confortable para ganar

Compartir

Noticias relacionadas

Hilsenrath

Hilsenrath es una revista virtual dedicada a la arquitectura paisajista. Desde este espacio te proporcionaremos todas las ideas, trucos

Scroll al inicio