De cuando la casa de campo se convirtió en chalet

De cuando la casa de campo se convirtió en chalet

Mis abuelos eran manchegos, de un pequeño pueblo de Toledo, y cuando éramos niños, con mis padres, tíos y primos íbamos a veranear a su casa y nos lo pasábamos genial. Dice el refrán que: “¡Quien tiene pueblo, tiene un tesoro!” y he de reconocer que así es…  Mis abuelos, aparte de la casa principal, tenían también una caseta en el campo rodeada por pinares centenarios y por unas tierras en las que mi abuelo Celedonio cultivaba todas especies de verduras, hortalizas y legumbres con las que mi abuela Juana hacía unos pucheros deliciosos. Solíamos pasar los fines de semana allí y de ello tengo un recuerdo diamantino que jamás se me olvidará…

En aquellas tierras, mi abuelo había cavado un estanque para el riego que nos servía a la vez de piscina. ¡Qué bonitos aquellos tiempos pretéritos! Cuando pienso en aquella época, me invade la nostalgia… Las cosas han cambiado bastante desde entonces. Mis abuelos fallecieron hace muchos años ya y a la familia sólo la vemos de vez en cuando: en las bodas o entierros. En fin… El hecho es que a mi padre le tocó a la muerte de sus padres  aquellas tierras repletas de tan buenos recuerdos y decidió convertirlas en un lugar paradisíaco.

La caseta se volvió chalet y el estanque “piscina de verdad”. Para la piscina,  confió en la joven pero reconocida empresa toledana Piscinas DTP, compuesta por unos auténticos profesionales y fabricantes líderes en el sector de las piscinas prefabricadas de poliéster con la gama más completa del mercado y una línea de colores exclusiva. El equipo altamente cualificado en diseño, construcción e instalación de piscinas de fibra de poliéster y ofreciendo las máximas garantías de seguridad y calidad a precios asequibles fue el que se encargó de llevar a cabo este proyecto y, la verdad, es que el resultado obtenido es divino. Ahora, somos mis hermanas y yo quienes con nuestros maridos e hijos vamos a veranear allí o a pasar algún puente o unos días cuando nuestras agendas y el tiempo nos lo permiten…

Beneficios de disfrutar al aire libre

Los beneficios de tener una piscina en casa son muchos no sólo para los adultos sino también y –sobre todo– para los niños. Pues, cuando llega el buen tiempo para refrescarse y disfrutar de un pasatiempo placentero y recreativo, ¡no hay nada mejor que un buen baño en una piscina! Hay que reconocer que con el calorcito y los días más largos, nos sentimos todos con más ilusión y energía. Con lo cual, disfrutar de una piscina al aire libre es una de las opciones más agradables que puedan existir. Por ello, y puesto que existía ya el estanque de regadío en la parcela heredada por mi padre, se decidió instalar allí una piscina. Además, al ser una zona rodeada por tanto terreno, se le añadió una terraza que se ha convertido en un lugar de reunión para la familia.

En ella, en efecto, tanto los niños como los adultos pueden disfrutar de una buena comida o cena o de lo que encalle al aire libre. Y bueno, el jardín es precioso y las vistas que dan a la sierra son una auténtica gozada. Por lo cual, se ha convertido en un punto de encuentro y diversión familiar idílico. Allí, también hemos organizado todo tipo de fiestas y celebraciones y todas han sido de lo más placenteras. Se trata verdaderamente de un espacio muy positivo y en contacto directo con la naturaleza. Personalmente, yo creo que ello permite a los niños observar y comprender mejor su entorno, lo que les hace más observadores y creativos, así como más respetuosos con el medio ambiente.

Con ello, aparte de todas las ventajas que pueden ofrecer las piscinas para los niños, ésta también les permite disfrutar de un buen lugar de ocio controlado en el que pueden pasárselo pipa con sus amigos y al aire libre, disminuyendo de esa forma el tiempo que podrían dedicar a los juegos digitales. Interesante, ¿verdad? Por todas esas razones, mi padre optó por contactar a la empresa toledana online Piscinas DTP para la instalación de su piscina en su jardín de Edén, y la verdad es que nadie se ha arrepentido de su decisión. Si estáis pensado vosotros también en instalar una piscina en vuestro jardín, tenéis que saber que esta empresa dispone de una red de venta de piscinas de poliéster en España así como en Francia, Portugal y Marruecos y que acorta los plazos de entrega e instalación de sus piscinas de fibra ofreciendo la máxima garantía del mercado. Las Certificaciones ISO de Calidad y Medio Ambiente de la Unión Europea que avalan a los productos de esta firma dan fe de ello, y mi testimonio también. ¡Avisados estáis!